28 mar. 2014

COPA DE YOGUR Y MANGO


Es una fruta ideal para acompañar al yogur.
El mango se destaca por su bajo aporte calórico y graso. Apenas 56 calorías por cada 100 gr.
U mango de 300 gr cubre la totalidad de las necesidades de un adulto de vitamina A y C y es una excelente fuente de betacaroteno.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 yogures griegos azucarados
  • 1 mango mediano
  • Zumo de medio limón
  • Azúcar (opcional)
  • Para decorar: ralladura de chocolate blanco, virutas de coco, almendra fileteada, trozos de mango, kiwi...)

Preparación:

Pelamos, troceamos el mango y lo trituramos junto con el zumo de limón hasta que  obtengamos un puré fino. Reservamos. Yo no le he añadido azúcar pues me gusta el mango natural, si lo deseáis podéis añadir un poco de azúcar.
Echáis el yogur en el fondo de una copa y a continuación el puré de mango. Adornar. Yo he utilizado un poquito de chocolate blanco rallado.


24 mar. 2014

ESCALOPE A LA MILANESA



El escalope es un filete fino de carne. No se conoce el origen de esta receta, aunque se piensa que es originaria de Austria. Desde finales del siglo XIX, debido a la inmigración italiana, es una comida típica en Argentina, Paraguay, Uruguay o Bolivia. 


Ingredientes para 4 personas:

  • 4 escalopes finos de ternera
  • Queso parmesano rallado
  • Pan rallado
  • Huevos
  • Sal
  • Aceite de oliva

Preparación:

Salar los escalopes. Pasarlos por pan rallado, huevo batido con una poquita de sal y un chorrito de aceite, queso rallado y por último por pan rallado (yo prefiero que el pan rallado sea un poco grueso, queda más crujiente). Freír en abundante aceite caliente hasta que estén dorados. Sacar, escurrir de aceite, emplatar y acompañar de alguna guarnición (yo en esta ocasión los he acompañado de patatas fritas).

14 mar. 2014

PIMIENTOS RELLENOS DE TORTILLA DE PATATAS


Una receta que es fácil de hacer y que queda muy resultona como aperitivo y para llevar a la playa o campo, porque es adecuada para taper y se puede hacer con antelación.

Ingredientes:


  • 8 pimientos verdes de freír
  • 500 grs de patatas
  • 1 cebolla (opcional)
  • 4 huevos
  • Sal
  • Aceite de oliva

Preparación:

Cortamos la parte superior del pimiento (la del rabito), limpiamos de semillas y reservamos.
Pelar las patatas, cortarlas a cuadritos pequeños y freír hasta que estén tiernas (si lleva cebolla este es el momento de freírla, junto con las patatas). Mezclar con los huevos batidos y una poquita de sal. Rellenar con esta mezcla (que no debe quedar muy líquida) los pimientos y freír a fuego suave en aceite de oliva hasta que esté cuajado el interior y el pimiento frito. Enfriar y servir enteros o cortado en rodajas.
Se puede acompañar de alioli, mayonesa o tomate frito.



9 mar. 2014

ALBÓNDIGAS DE BACALAO


La preparación de este plato sugiere que su origen sea sefardí. Las albóndigas de bacalao son muy comunes en la cocina andaluza.
Una receta muy apropiada para la Semana Santa, pues en esta semana se suelen confeccionar platos cuyo ingrediente es el pescado.


Ingredientes:


  • 500 grs de bacalao sin piel ni espinas y desalado
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil
  • Pimienta negra molida
  • Harina para rebozar

Para la salsa:
  • Un vaso de aceite de oliva
  • Una cebolla pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • Agua 
  • Azafrán o colorante alimentario

Preparación:

Desalar el bacalao, colocar en un cazo con agua y cuando empiece a hervir retirar del fuego (para quitar la piel, espinas y desmenuzar mejor) escurrir y secar muy bien con papel de cocina.
Desmigajarlo, añadir los huevos batidos, los ajos y el perejil muy picaditos, la pimienta y el pan rallado que admita. Se deja reposar en la nevera durante unas horas.
Hacer las albóndigas de un tamaño mediano rebozar en harina y freír en el aceite de oliva hasta que estén doraditas. Sacar y reservar.
En el aceite sobrante freiremos la cebolla y los dos ajos que habremos picados en trocitos pequeños, Cuando esté dorada trituramos (si prefieres no lo tritures) y añadimos las albóndigas, el vino blanco y dejamos reducir. 
Cubrimos con agua y dejamos en el fuego. Mover la cacerola para que no se agarren al fondo las albóndigas y no se rompan y  hasta que haya espesado la salsa. Si hace falta se le echa una poquita de sal.