23 dic. 2013

BAKLAVA


La historia del baklava se remonta a la antigua Mesopotamia. Se cree, sin embargo, que los asirios, cerca del sigloVII a.c. fueron los primeros en colocar unas pocas capas de masa de pan junto a nueces trituradas entre capas, añadiendo un poco de miel y horneandolo en sus hornos de madera primitivos. 
Esta temprana versión del baklava se cocinaba sólo para ocasiones especiales siendo de hecho considerado históricamente una comida para las clases acomodadas hasta mediados del siglo XIX.


Ingredientes:


  • 15 hojas de pasta filo
  • 125 gr de mantequilla sin sal
  • 100 gr de pistachos pelados
  • 100 gr de nueces peladas
  • 100 gr de almendras peladas
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de canela molida

Para el almíbar:
  • 2 tazas de azúcar
  • 1 taza de agua
  • 3 cucharadas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de agua de azahar
  • 3 cucharadas de miel

Preparación:

Para el almíbar:

Disolver el azúcar en el agua, añadir el zumo de limón y el agua de azahar y hervir  15 minutos aproximadamente a fuego lento.

Para el pastel:

En una picadora picamos los frutos secos, los colocamos en un bol, le añadimos el azúcar y la canela y mezclamos.
Para trabajar la pasta filo es recomendable que la que no estemos utilizando la mantengamos sobre un paño húmedo y bien tapada con otro paño húmedo para que las hojas de pasta filo no se resequen y quiebren.
Se derrite la mantequilla y engrasamos un recipiente  ayudados con un pincel de silicona. Una vez engrasado colocamos dos hojas de pasta filo como base y se pincelan con mantequilla. Espolvoreamos con la mano la mezcla de frutos secos.
Se van alternando capas de pasta filo pinceladas de mantequilla y capas de relleno de frutos secos. Se termina con dos hojas de pasta filo pinceladas con mantequilla.
Con un cuchillo afilado partir en cuadrados o rombos. Colocar en el horno, que se habrá precalentado a 160º, en la bandeja del centro hasta que esté dorada y crujiente.
Sacarla del horno y aún caliente se baña con el almíbar frío.
Dejar reposar 24 horas.
Se pueden adornar con pistachos picados y espolvoreados por encima.
La baklava se suele tomar acompañada de té o café.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada